Chincheros


A 30 Kms. al norte de la ciudad del Cusco, por una carretera asfaltada, llegamos al poblado de Chincheros (3,762 m.s.n.m), poblado de origen incaico que recibe la custodia del nevado Chicón y cuyo nombre se originaría en la voz quechua sinchi, que significa "hombre valiente".

Ubicado estratégicamente en el cruce de tres caminos que conectan Cusco, Yucay y Pumamarca, este pueblo era el paso obligado hacia Machu Picchu en la época del Tahuantinsuyo. Esta ruta partía del barrio Carmenca (actual barrio de Santa Ana, en el Cusco), seguía por las faldas del cerro Senca, pasaba cerca de la laguna Piuray, y junto a Chinchero, continuaba hasta Maras.

En la actualidad Chinchero es un distrito de la provincia de Urubamba que cuenta con una población que supera los 15 mil habitantes. Se compone de doce comunidades indígenas que medianamente mantienen el sistema de organización social de los ayllus, aunque ya no corresponden al sistema de organización vigente antes de la conquista española. Estas comunidades, siguiendo con el sistema de organización del Tahuantinsuyo, nombran directamente a su máxima autoridad: el Varayoc. Por esto, Chinchero es uno de los pocos lugares en donde se conserva la forma tradicional de comercio en los mercados denominada trueque.

La principal actividad económica en Chinchero es la agricultura. El 55% de los agricultores se dedica al cultivo de papa, el 15% a cereales, otro 15% a tubérculos menores, el 10% a leguminosas y entre el 2 y 3% a otros cultivos. Hoy como antaño, Chinchero es considerado el granero del Cusco. En sus tierras destaca la producción de ovejas y el ganado vacuno, aunque se debe mencionar a las llamas traídas de las punas. Sus toros son muy solicitados para arar la tierra. La zona cuenta con recursos hídricos muy importantes como las lagunas de Huaypo y Piuray.

Chinchero se fundó en medio de las más hermosas campiñas con la finalidad de servir de lugar de descanso al inca Túpac Yupanqui. Allí ordenó erigir adoratorios, baños, andenes y el gran palacio real en el año 1480. Las crónicas relatan que el gobernante murió en oscuras circunstancias. Algunos creen que fue envenenado por su princesa favorita, Chiqui Ocllo, aunque también pudo ser la propia coya Mama Ocllo, quien resintió la preferencia del inca por el hijo de su concubina. En la lucha por el poder fueron exterminados todos los partidarios de Chiqui Ocllo, incluyendo a la princesa. El hijo del Inca, Cápac Huari, fue confinado de por vida en la cárcel de Chinchero.

Hacia 1540, el rebelde Manco Inca, en su huida hacia Vilcabamba, incendió Chinchero para evitar que sus enemigos pudieran abastecerse.

Chinchero posee un rico patrimonio monumental y cultural. Es uno de los pocos lugares en el Cusco que conserva de manera visible el trazo urbano inca. Los restos del palacio inca, la iglesia colonial erigida sobre basamento de piedra, su impecable andenería y una colorida feria dominical constituyen sus principales atractivos.

La Plaza de Armas ostenta un enorme muro inca decorado con diez grandes nichos trapezoidales en perfecto estado de conservación, y una de las iglesias coloniales más importantes de la región (posee altares barrocos y profusa pintura mural). A la Plaza da también la que fue la casa de Mateo García Pumacahua, caudillo de una rebelión anticolonial en el año 1814.

A pesar de ubicarse a casi 4,000 m.s.n.m el paisaje de Chinchero no corresponde expresamente a la fría puna. En su amplia meseta, decorada por las lagunas Piuray y Huaypo, se erigen imponentes los nevados Salcantay, Verónica y Soray, en cuyas orillas habitan varias comunidades dedicadas al cultivo de la papa.
Según una de las leyendas locales, el dios Sol pidió a Manco Cápac que sus hijos mellizos lo acompañaran en su ocaso. Cuando fueron a buscarlos, descubrieron que el hijo que caminó más lejos se había convertido en la laguna Huaypo y la hija en la laguna de Piuray.

La ciudad inca de Chinchero
El actual pueblo de Chinchero, al igual que Ollantaytambo, está construido íntegramente sobre un asentamiento inca de extraordinaria extensión. Según los estudios realizados por José Alcina Franch, el conjunto urbano de Chinchero lo conforman una serie de edificaciones, generalmente de planta rectangular. Estas se ven adosadas a las faldas de una colina, sobre plataformas, casi siempre muy alargadas y de escasa profundidad, especialmente en dirección norte.

El conjunto de plataformas con edificaciones está ordenado en torno a dos plazas. Una plaza principal o gran plaza -la actual explanada de Capellanpampa- y la plaza del pueblo, ubicada a los pies de la iglesia. Franch sostiene, de manera hipotética, que tal vez ésta última tuvo un carácter cívico-militar. En la gran plaza (60 metros de ancho por 114 metros de largo) se hallan tres edificios alineados en el lado sur y varias piedras finamente labradas de carácter ceremonial. Se trata de huacas que quizá representarían a los ancestros míticos de los ayllus.

La plaza del pueblo tiene dos niveles: el más alto corresponde al atrio de la iglesia y el inferior a la plaza propiamente dicha. El desnivel presenta un muro de contención decorado por doce grandes hornacinas. En el sector este del pueblo hay una gran extensión de andenes

Por estar el centro urbano ubicado sobre plataformas, los constructores de Chinchero utilizaron escaleras y rampas para acceder de una plataforma a otra. Por su parte, la circulación se realizó por calles y pasillos, con tierra apisonada con piedras y canales de drenaje. Posiblemente, ambas plazas se comunicaron en el punto donde hoy se halla un gran portal que permite el acceso a la plaza del pueblo.

Sistema de drenaje
El sistema de evacuación de aguas de lluvia y residuales alcanzó -en opinión de Alcina Franch- un alto nivel difícilmente imitable. La perfección en el trazado, así como la solidez y estudiada graduación o pendiente de sus canales, da cuenta de los elevados conocimientos de los arquitectos y urbanistas a los que Túpac Yupanqui encomendó la tarea de construir su residencia de reposo.

Las hornacinas
En el sector donde hoy se encuentra la iglesia pueden verse formidables paredes de poliedros ensamblados a la perfección que forman muros de contención que dan forma a los andenes. Además, perduran grandes salas con ventanas. En la plaza del pueblo puede apreciarse una pared inca formada por doce hornacinas. Las hornacinas poseen un moderno alero lítico que las cubre y protege por encima. Las estructuras construidas en estas terrazas han desaparecido en su mayoría, pero una porción de los muros todavía forma parte de la amplia iglesia.

La vestimenta
Muchos de los habitantes de Chinchero visten a la usanza de sus antepasados. No sólo durante la feria dominical, para llamar la atención de los turistas, sino de manera cotidiana, preservando celosamente su tradición. El hombre adulto lleva la típica montera, sobre todo los domingos y días de fiestas. Utiliza también los ponchos nogales de lana de oveja, chalecos y pantalones de bayeta, así como chullos multicolores. En los pies llevan las ancestrales sandalias (ojotas), ya sea de cuero o de goma.

La mujer chincherina, por su parte, ha heredado por generaciones el arte del hilado y del tejido de lana. Por esta razón, conserva orgullosa su tradicional vestimenta. Se viste con llicllas (especie de mantas oscuras decoradas con filigranas rojas y verdes y un prendedor a la altura del pecho), chalecos y polleras de bayeta de color negro, sujetadas al cuerpo con fajas o chumpis. En sus cabezas, decoradas por finas trenzas, usan coloridas monteras.


fuente original: cusco_peru.org

Transporte


Para movilizarse dentro del perímetro de la ciudad del Cusco, el visitante puede escoger el transporte público, en el que se emplea buses y minibuses que tienen una ruta determinada, y cuya tarifa es bastante económica.
En servicio de taxis, por su parte, las tarifas se pactan antes de subir a la unidad, ya que estas carecen de taxímetro.
Si el destino es Machu Picchu, el visitante debe llegar en un tren directo hasta Aguas Calientes y de ahí tomar los buses que suben hasta la ciudadela.
La manera más usual de llegar a Machu Picchu es por vía férrea. Existen 112 kilómetros de distancia entre la ciudad del Cusco y la estación de Puente Ruinas en Aguas calientes, al pie de Machu Picchu.

Desde la estación cusqueña de San Pedro (al lado del mercado de Huánchac. parten, diariamente, tres servicios de tren que unen esta ciudad con la estación de Machu Picchu, en un increible. Es necesario tener cuidado con las pertenencias que lleve consigo. Los servicios se inician a las 6:00 de la mañana.
Si usted compra los boletos a través de una agencia de viaje, lo recogerán de su hotel para llevarlo a la estación, y luego de la visita lo llevarán de regreso a su alojamiento al atardecer.

Una de las peculiaridades del viaje es que durante la primera media hora, el tren viaja transmontando la montaña Picchu, por la vía zigzagueante hasta coronar el punto más alto denominado "El Arco" en la parte nororiental de la ciudad.
Continuando, se desciende por los poblados de Poroy, Cachimatyo e Izcuchaca, hacia la Pampa de Anta, amplia zona ganadera. Discurriendo por la estrecha quebrada de Pomatales, se desliza hacia el Valle Sagrado de los Incas, hacia la estación de Pachar. Se atraviesa el río Urubamba hacia la margen derecha para llegar a la estación de Ollantaytambo y posteriormente seguir hacia Puente Ruinas, destino final.

Existen tres tipos de servicio: tren de turismo o backpacker, autovagón o Vista Dome y el servicio Hiram Bingham, que parten a primera hora del día y retornan por la tarde.

Trenes Cusco - Aguas Calientes - Cusco:
- Backpacker: Diseñado exclusivamente para los pasajeros con espíritu aventurero quienes a su vez buscan comodidad y seguridad. El servicio Backpacker ha remodelado sus asientos con tapices con motivos incaicos, dándoles un toque muy lugareño e indígena, así como la comodidad de contar con un amplio espacio para sus mochilas.
- Vistadome: La más rápida y cómoda manera de visitar Machu Picchu. En el viaje, usted podrá disfrutar de deliciosos bocadillos y bebidas tanto calientes como frías. Coches recientemente renovados, los cuales están equipados con ventanas panorámicas que le permitirán disfrutar de una vista espectacular y tomar fotografías maravillosas.
- Hiram Bingham: Cuenta con 02 coches de 42 espacios para pasajeros y un coche bar, adicionalmente cuenta con un coche cocina para la preparación de los alimentos. Entre muchos exquisitos detalles de diseño de los coches, se encuentran los grandes y cómodos asientos y mesas extra anchas. Casi 3 metros más largos y 30 cm más anchos que otros en la misma ruta, estos coches se cuentan entre los más espaciosos y confortables del mundo. Este servicio incluye: 1 boleto en tren, 1 Brunch, 1 Afternoon tea, 1 Cocktail & Cena Gastronomica, Agua, Café y Té, 1 Tour incluyendo la entrada a Machu Picchu, 1 boleto del Bus ida y vuelta a las ruinas.

Quienes han recorrido por carretera el Valle Sagrado y no deseen perder tiempo retornando al Cusco, también pueden tomar el tren a Machu Picchu en la estación de Ollantaytambo.

Si usted dispone de muy corto tiempo para visitar Perú, la mejor manera de viajar es por avión. El Aeropuerto Internacional Jorge Chávez de Lima es el eje principal para las conexiones locales de vuelos. De Lima a Cusco hay 1,165 Km (724 millas) y necesita 20 horas para un viaje por carretera, y 1 hora por avión. El Aeropuerto Velasco Astete de Cusco ha recibido a 366,325 turistas extranjeros durante 2002.

fuente original: cusco_peru.org

Dinero en Cusco


La unidad monetaria oficial en el Perú es un nuevo sol y su símbolo es S/. Actualmente se encuentran en circulación las siguientes denominaciones:
Billetes de 10, 20, 50, 100 y 200 nuevos soles.
Monedas de 1, 2 y 5 nuevos soles y de 5, 10, 20 y 50 céntimos de nuevo sol.
La mejor moneda para llevar es el dólar americano, cualquier otra moneda será difícil de cambiar fuera de Lima. Aunque el dólar es bien recibido, en general, en algunos lugares pequeños tendrá la necesidad de cambiarlos a nuevos soles. El ingreso de divisas al Perú es ilimitado.


La tasa de cambio del dólar puede variar de día a día, pero usualmente fluctúa entre S/. 3.40 y 3.60 nuevos soles por cada dólar americano. El cambio el Euro esta aproximadamente en S/.3.25.


Efectivo
Trate de llevar billetes chicos y sencillo, pues muchas veces los vendedores, las tiendas y los taxis no tienen vuelto. Cuando lleve dinero, fíjese que éste no esté roto ni viejo, ya que los vendedores, los bancos, los cambistas, etc. no aceptan billetes en ese estado.


Bancos y Casas de cambio
Todas las sucursales de los bancos (en provincias) cambian dólares americanos y cheques de viajero.

Las oficinas principales (en Lima) y/o Casas de Cambio aceptan otras monedas. En el Cusco, el dólar americano también se puede cambiar en el mercado paralelo, donde los 'cambistas' ubicados en la segunda cuadra de la Av. El Sol, generalmente ofrecen una tasa de cambio favorable, previamente acordado entre ellos, por lo cual no vale la pena negociar.

Generalmente, la tasa de cambio ofrecida para estas transacciones es mayor al cambio en los bancos.
Sin embargo, cambiarlo en las calles puede ser peligroso.

Es legal cambiar dinero con los cambistas de la calle, pero no es recomendable, corre el peligro de ser robado si es visto cambiando dinero. Tenga mucho cuidado con los dólares falsificados. Han habido casos de turistas estafados.

Le recomendamos realizar el cambio de dólares o cheques de viajero en Casas de Cambio o bancos, que se encuentran concentrados en las dos primeras cuadras de la Av. El Sol. También puede realizarse en hoteles, restaurantes y tiendas comerciales, pero con un cambio más bajo.
La atención de los bancos es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00, y los sábados hasta el mediodía. También pueden encontrarse cambistas ambulantes en las esquinas de la avenida El Sol, así como numerosos cajeros automáticos ATMs.


Cheques de Viajero
El estándar por cambiar cheques de viajero es de 1% por el retiro en nuevos soles y 3% en dólares. Aunque esta modalidad está muy poco difundida en la ciudad (en algunos bancos su cambio representa una pérdida de entre 2% y 5% del monto a cambiar), se pueden realizar en bancos y Casas de Cambio.
El Banco Continental descuenta 5% de comisión por cambiar cheques de viajero, otras agencias de turismo cambian dólares y cheques de viajero, pero pueden llegar a cobrar 4 a 5 % de comisión.
Cancelación de cheques de viajero Thomas Cook (en Lima): 241-5567 / 444-5175 - American Express: 001-800-8602908


Transferencias monetarias (giros)
Los giros se pueden realizar a través de los bancos comerciales. El trámite para transferencias internacionales dura por lo menos 3 días, y para nacionales toman un día o menos. También es posible obtener dinero en efectivo con cargo a las tarjetas de crédito.


Tarjetas de Crédito
Es otra de las modalidades que no está muy difundida. Sin embargo, los hoteles, restaurantes de prestigio y numerosas tiendas, las aceptan.
Las más aceptadas son la American Express, Visa, Diners, Master Card, y Cirrus. La tarjeta más aceptada en el Perú es Visa. Mastercard también es aceptada, pero Diner´s Club y American Express no son muy aceptadas.

Es recomendable el Banco de Crédito para retirar en efectivo de la tarjeta Visa, para retiros de Mastercard diríjase al Banco Santander Central Hispano o Wiese Sudameris , y en el caso de American Express tiene su sede en Lima Tours, Portal de Harinas 177, Plaza de Armas.
Telf. 22-8431.

El lado negativo de usar una tarjeta de débito o de crédito, es que algunas tiendas, hoteles y restaurantes, muchas veces aumentan un 8% a la cuenta final. Lo mejor es retirar dinero por el cajero y pagar en efectivo. Es bueno llevar cheques de viajero por seguridad, pero muchas veces son difíciles de cambiar, y el cambio ofrecido es más bajo que si uno tuviera efectivo.

En caso de robo o pérdida de tarjeta Visa, puede cancelarla llamando al 0-801-1-3333.

Para consultas sobre su tarjeta Mastercard, puede llamar al teléfono 0-800-49510 o al 24-4946. Si su tarjeta ha sido emitida en el exterior, comuníquese con Master Card Global Service al 0-800-505-87


Cajeros Automáticos
La mejor manera de obtener dinero es a través de los cajeros automáticos. Casi todos trabajan con el Plus System, pero también se puede encontrar cajeros automáticos que aceptan Star, Cirrus e Interlink.
La mayoría de bancos poseen cajeros automáticos donde se puede retirar dinero con tarjetas de crédito internacionales. También entregan billetes de alta denominación, pero sugerimos solicitar billetes de pequeña denominación. En el Cusco, el cajero automático del Banco Santander, ubicado en la segunda cuadra de la Av. El Sol, otorga billetes de valores menores, desde luego se debe caminar un poco más, pero se evitan molestias al momento de pagar por servicios utilizados. El cajero automático del Banco Santander se encuentra ubicado dentro del edificio, ofreciendo así comodidad y mayor seguridad al público, principalmente para usuarios de la Tarjeta VISA.

fuente original: cusco_peru.org

Tipon


Es un Parque Arqueológico Nacional localizado al este de la ciudad del Cusco. Abarca aproximadamente un territorio de 2,200 hectáreas y se encuentra en el distrito de Oropesa, provincia de Quispicanchis. Para llegar al monumento arqueológico principal hay una distancia de 5 Kms. El camino empieza desde el kilómetro 18 del camino Cusco-Puno, hacia el norte, cruzando el riachuelo del Watanay.


A medio kilómetro fuera del camino pavimentado encontramos el pequeño pueblo de Tipón. La morada es parte de la aldea de Quispicanchis, que era propiedad de San Lorenzo de los Valles (1650 -1802). Éste, sin duda, fue el monumento más importante de los tiempos coloniales, pero hoy en día está completamente abandonado.

El nombre quechua original del parque se desconoce. Se pueden ver grupos diversos de cuartos reales que según Víctor Angles fueron construidos por el inca Wiraqocha como refugio para su padre Yawar Wakaq, a su retorno de la guerra contra los Chancas.

Este grupo de aldeas se encuentra a una altitud de 3,500 mts. (11,480 pies). Además hay un gran espacio de cultivo que contiene 12 terrazas muy fecundas que actualmente son cultivadas, y cuyas paredes fueron construidas con piedras talladas.

fuente original: cusco_peru.org

Tambomachay


El sitio arqueológico de Tambomachay se encuentra a 8 Kms. (15 min.) al noreste del Cusco, por carretera asfaltada, y a 1 Km. de Puca-pucará. Se ubica en las faldas de un cerro cerca del camino principal al Antisuyo, sobre el río Tambomachay. También se le conoce como el Tambo de la Caverna y ocupa un área de 437 metros cuadrados, ubicados sobre los 3,700 metros de altitud.


Al parecer se trató del balneario favorito del inca, pero al mismo tiempo, fue uno de los pilares del sistema defensivo del valle del Cuzco.

El nombre proviene de dos palabras quechuas: Tampu, que significa alojamiento colectivo y Mach´ay, que significa lugar de descanso. Sin embargo, según otras referencias, la palabra "machay" significa "cavernas", lo que describiría el peculiar entorno del lugar en el que se aprecian estas formaciones rocosas naturales, lo que conforme a la tradición indígena, fueron objeto de veneración o prácticas mágicas.

Formado por un conjunto de estructuras de piedra finamente labradas, acueductos y caídas de agua provenientes de los manantiales y fuentes termales cercanas (por lo que se piensa estuvo relacionado con el culto al agua) es uno de los pilares de la cosmovisión andina. Es considerado como uno de los adoratorios del primer ceque del Antisuyo.

Según las crónicas fue coto de caza de Inca Yupanqui, lo cual hace suponer que se trató de una zona muy rica en especies animales.

Descripción
El monumento es notable por su excelencia arquitectónica. Se observan cuatro muros o terrazas escalonadas adosadas al cerro, construidos sobre la base de poliedros irregulares de piedra labrada, magistralmente ensambladas, y que forman tres andenes paralelos. Sobre el último se erige un grueso muro (15 metros de longitud por 4 metros de altura) adornado con cuatro hornacinas. Las piedras han sido perfectamente encajadas. Presenta cuatro grandes nichos u hornacinas trapezoidales de dos 2 metros en promedio. Frente a la construcción hubo un torreón circular que debió tener fines de defensa y comunicación.

Culto al Agua
El agua en sí misma fue venerada como fuente de la vida. Tambomachay posee un extraordinario sistema hidráulico. Dos acueductos artísticamente tallados en la roca transportan y mantienen un flujo constante de agua limpia y clara durante todo el año, que viene de una poza que está a un nivel más alto. Esta red de canales subterráneos vierte sus aguas en una pequeña poza de piedra en el nivel más bajo. Esta poza tuvo que ser una fuente litúrgica, donde el inca rendía culto al agua con los grandes del Imperio. El "Baño de la Ñusta" tiene mucha similitud al de Ollantaytambo, de piedras perfectamente ensambladas, con reborde tallado y canaletas para el desagüe. Aunque hoy es una obra a cielo abierto, los cimientos parecen indicar que originalmente fue un recinto cerrado. Se ingresa a través de cuatro andenes de pórtico trapezoidales de doble jamba. Desde el río se observan dos gruesos muros que cortan el muro de sostenimiento. Uno de ellos mira al río y tiene dos nichos grandes, el segundo, casi perpendicular al primero, tiene una puerta con doble jamba. Este tipo de puerta era utilizada por los incas para resaltar la importancia de un lugar. Por esa puerta se llega a una habitación pequeña en la que es visible el agua que aflora de las entrañas de la tierra. No se ha podido descubrir hasta ahora el origen del manantial que abastece de aguas tan limpias y abundantes a las fuentes. Algunos creen que la suave pendiente donde se emplaza el sitio no tiene capacidad para producir esas aguas y que ellas podrían originarse en la margen opuesta del río. De lo que no queda duda es de la perfección en el labrado de los canales. El sonido del agua, la tranquilidad y la paz del ambiente, así como la forma cerrada y recogida del espacio en el que fue construido, dan a Tambomachay una atmósfera peculiar. Además, es una gran muestra de la habilidad de los arquitectos andinos para armonizar las construcciones con el paisaje.

fuente original: cusco_peru.org

Suchina o Rodadero - Sacsayhuaman


Al norte del llano de Chuquipampa se ubica Suchuna. Se trata de una formación geológica parecida a una colina con una serie de ondulaciones que forman surcos paralelos a la roca. Hoy en día, los niños la usan como si fuese un tobogán. Cuenta el Inca Garcilaso que él también jugó en esta colina con sus amigos cuando era niño.

En lo alto se encuentra el llamado "Trono del Inca" o k'usillup hink'ínan (salto del mono). El nombre resulta bastante curioso, ya que se trata de un tallado en roca viva en forma de dos filas de peldaños. Desde lo alto se domina toda la explanada, haciendo pensar que se trata de un excelente lugar para un asiento real, pero también para un altar.

En Rodadero se ubican además andenes, tumbas, túneles y escaleras labradas en piedra. Recientes trabajos han descubierto un manantial que abastecía de agua a una poza circular desde la cual partía una compleja red de canales.

No hay duda que Suchuna era un espacio religioso muy importante, pues allí se ubicaría el Guamancancha (adoratorio del cuarto ceque del Chinchaysuyo). Este adoratorio lo constituían dos cuartos pequeños, de los cuales se observan apenas los restos en el lado este del Rodadero. Estas habitaciones habrían servido para que ayunasen los jóvenes nobles que participaban en el huarachico, ritual de iniciación que consistía en horadarles las orejas.

fuente original: cusco_peru.org

Sitios Sagrados


Cinco ceques del camino del Chinchaysuyo y el primero del Antisuyo cruzan el parque arqueológico de Sacsayhuamán. Por ello, muchos de los lugares como Lanlacúyoc, Quispehuara, Chacán o Calispuquio fueron importantes santuarios para los incas e, incluso hoy, lo siguen siendo para la población andina.

Lanlacuyoc
Al lado oeste de la carretera a Písac, 200 metros antes de cruzar la quebrada de Ocucuchayoc, se ubica otra saliente rocosa profusamente labrada. Según Víctor Angles, el nombre significa "travieso" o "espíritu maléfico". El lugar contiene cámaras y túneles tallados en el corazón de la roca. Se trata también de un sitio importante en los rituales andinos. Se cree que pudo estar vinculado a la veneración de los antepasados.

Quispehuara (Llaullipata)
Se encuentra en la margen derecha de la cuenca alta del río Saphi, medio kilómetro antes del fundo Llaullipata. Es un lugar rico en andenes, algunos de los cuales aún son utilizados por las comunidades y presentan roquedales labrados, escalinatas, canales y un intihuatana.

Chacán
Ubicado a un kilómetro río arriba de Quispehuara. Se trata de un puente natural que une las dos márgenes del río Chacán; precisamente de allí proviene su nombre (chacán significa "puente"). En dicho puente se ha labrado una entrada que lleva a una caverna, de la cual se sale a un balcón situado en lo alto desde donde se puede observar el río.

Calispuquio
Es el nombre de un antiguo riachuelo. La carretera a Písac lo cruza a unos 700 metros del desvío hacia Suchuna. Cerca a la carretera se encuentra Chachacomacaja, otra de las huacas en el sistema de los ceques del Chinchaysuyo. Se trata de dos enormes andenes. Cuando la carretera dobla al cruzar el puente, puede verse a la izquierda otro grupo de andenes que debieron ser los de Calispuquiohuasi, que se dice fueron propiedad de Túpac Inca. Trescientos metros más adelante se encuentra Calispuquio, otro adoratorio importante del mencionado ceque.


fuente original: cusco_peru.org

Sacsayhuaman


Sacsayhuamán es una de las construcciones incas que más asombra a los turistas que, según nuevas hipóteisis, señalan que habría sido un importantísimo centro ceremonial y no una fortaleza.

De todos modos, veamos el entendimiento tradicional sobre Sacsayhuamán. Se trataría de una espectacular fortaleza construida con enormes rocas talladas, unidas con absoluta precisión. Junto con Machu Picchu y Choquequirao es, sin duda, una de las mayores obras arquitectónicas del Tahuantinsuyo. Pero, además, representa la indudable constancia de la capacidad administrativa del imperio y su poderoso aparato logístico.


Su nombre quechua significa "halcón satisfecho". Por tanto, era el halcón que custodiaba la capital del imperio, pues desde la colina en que se erigió domina toda la ciudad. Si, como se sabe, Cusco fue diseñado con la forma de un puma yacente, Sacsayhuamán vendría a ser su cabeza, en tanto que el Koricancha correspondería a los genitales del felino.

Se dice que la obra la inició Pachacútec y la continuó Túpac Yupanqui, aunque algunos cronistas señalan que fue Huayna Cápac quien le dio el toque final. El Inca Garcilaso de la Vega cuenta que Apu Huallpa Rimachi fue el arquitecto principal, y que Maricanhi, Acahuana Inca y Calla Cunchuy, tomaron sucesivamente el control de las obras.

Su construcción tardó más de siete decenios y requirió la fuerza de unos 20,000 hombres, tanto en el trabajo de los cimientos como en las canteras, el transporte de materiales, el labrado y la colocación de las piedras. Las canteras pudieron estar situadas en Muina, Huacoto y Rumicolca, a 20 kilómetros del Cusco, y en lugares más cercanos como Sallu, Rumi, Chita, Curovilca y Viracocha. Sus murallas exteriores pueden sobrepasar los 9 mts. de altura y algunos de los bloques de piedra pesan más de 350 toneladas.

Ubicación de Sacsayhuamán (3600 msnm)
Sacsayhuamán es un grupo arqueológico ubicado al norte de la plaza principal del Cuzco, a 1 km. de la parroquia colonial de San Cristóbal y a 2 kms. de la Plaza de Armas, unos 10 minutos en auto. El aspecto que presenta hoy es muy distinto al que dejaron los conquistadores, pues esta fortaleza fue utilizada como cantera para construir el Cusco colonial. En Sacsayhuamán se recrea, cada 24 de junio, la ceremonia del Inti Raymi, una celebración ancestral en honor al dios Sol.

Descripción de Sacsayhuamán
Usualmente se describe a Sacsayhuamán como una fortaleza, pues se encuentra prácticamente encerrada por tres pendientes, y está conformado por colosales bloques de piedra prodigiosamente unidos, que resguardan la ciudad. Sin embargo, el hecho que los incas construyesen allí una fortaleza resulta extraño, ya que al momento de su construcción ellos no enfrentaron mayores amenazas.

Sus inmensos muros pétreos maravillaron a los conquistadores españoles recién llegados y la denominaron "fortaleza", de acuerdo a su concepción de las ciudades y de las construcciones militares de la época. Para el particular modo de ver el mundo de los incas, era mucho más. Los baluartes, torreones, casas, adoratorios, depósitos, caminos y acueductos, que integraban esta formidable construcción inca nos lo demuestran.

Su forma y ubicación habría obedecido más bien a otros principios, como el de la armonía entre la arquitectura y el paisaje. Las investigaciones actuales sugieren que se habría tratado de un templo dedicado al culto del Sol, para el cual no solamente la construcción era importante, sino también el entorno que la rodeaba.

El complejo arquitectónico ocupa el borde de la ladera norte de la ciudad. El lado sur de la construcción fue cercado por un muro pulido de casi 400 metros de largo. Los límites del templo, por el este y el oeste, estaban marcados por otros muros y andenes. El frente principal de la construcción mira al norte y está protegido por un formidable sistema de tres andenes. Estos son soportados por muros zigzagueantes, constituidos por piedras de gran tamaño, que asombraron a sus primeros visitantes y que sigue asombrando aún ahora. El Inca Garcilaso afirma que estos muros fueron hechos para demostrar el poderío inca.

El muro principal está formado por piedras que llegan a medir hasta 5 metros de alto y 2.5 metros de ancho, y que pueden pesar entre 90 y 125 toneladas métricas. Mover estas piedras fue una verdadera proeza, pero también lo fue el perfecto encaje entre ellas, así como el cuidado puesto en la curvatura de los almohadillados.

Desde Sacsayhuamán se obtiene una espectacular vista de la Ciudad del Cusco y su entorno. Además, se pueden divisar cumbres como las del Ausangate, el Pachatusán y el Cinca, lugares que se cree son habitados por apus o poderosos espíritus que gobiernan las montañas.

Casa Real del Sol
Sacsayhuamán es uno de los grandes monumentos líticos de la arquitectura incaica, y era en realidad una Casa Real del Sol. Son abundantes las descripciones de la riqueza de los decorados interiores, así como de la alta calidad y la abundancia de los objetos guardados en sus habitaciones. Ello confirmaría que fue un templo dedicado al culto solar o, como apropiadamente lo llamó Cieza de León, una "Casa Real del Sol".

Waldemar Espinoza Soriano, profuso investigador de la sociedad incaica dice que Sacsayhuamán es llamada popularmente "fortaleza", pese a que, como dice Cieza de León, "fue un templo dedicado al Sol".

Entre los cronistas que describen a Sacsayhuamán como Casa Real del Sol, podemos mencionar a los siguientes:

* Garcilaso de la Vega, quien deja testimonio en sus Comentarios Reales, que los cusqueños sabían que este complejo arquitectónico era en realidad una Casa Real del Sol. En el capítulo VI de su Libro Séptimo dice: "salía de la fortaleza un inca de sangre real como mensajero del Sol ... salía de la fortaleza y no del Templo del Sol, porque decían que era un mensajero de guerra y no de paz, que la fortaleza era Casa del Sol".

* Pedro Cieza de León, cronista español de los tiempos de la conquista, dice en su libro El Señorío de los Incas, que al norte de la ciudad del Cusco, en un collado, se ubicaba la Casa Real del Sol.

* Martín de Murúa, también cronista español, dice de Sacsayhuamán que "fue dedicada al principio para Casa del Sol y, en este tiempo, sólo sirve de testigo de su ruina".

"Es indudable que no hay en la América ninguna otra estructura arqueológica que cause tanta impresión al visitante como Sacsayhuamán. Por muy prevenido que uno esté, el espectáculo supera lo imaginado".
(Alden J. Mason).

Las puertas de Sacsayhuamán
Hubo varias puertas que comunicaban los distintos niveles a través de escaleras. Garcilaso ha dejado los nombres de tres de ellas. En el muro de las piedras más grandes se encontraba la puerta de Tiu Punco (tiu significa arena), la segunda se llamaba Acahuana Puncu y la tercera Huiracocha Puncu (en honor al dios Huiracocha). En una de ellas murió Juan Pizarro (hermano del conquistador Francisco Pizarro) de una pedrada en la cabeza, cuando los españoles atacaron a las fuerzas rebeldes de Manco Inca durante el sitio del Cusco.

Las torres de Sacsayhuamán
El recinto principal está formado por tres grandes terrazas, cuyos terrenos fueron allanados y nivelados. Sobre ellas se levantaron varios edificios y tres grandes torres. Al lado este se encontraba Paucar Marca (Recinto precioso), en el centro Sallac Marca (Recinto con Agua) y al oeste Muyu Marca (Recinto redondo). Las dos primeras tenían planta rectangular, y de una de ellas quedan apenas leves huellas, mientras que de la segunda torre sólo han sobrevivido los cimientos. Ellos indican que se trató de una construcción de planta rectangular. Esta torre terminaba en un techo a dos aguas de gran inclinación.

Torre de Muyu Marca - La torre de Cahuide
Fue una torre cilíndrica que, gracias a la información contenida en las crónicas y a excavaciones posteriores, sabemos que se habría tratado de un edificio de cuatro cuerpos superpuestos. El primer cuerpo habría tenido una planta cuadrada; mientras que los tres últimos habrían tenido forma cilíndrica. Los retiros sucesivos habrían formado andenes circulares de ancho decreciente, siendo el más ancho de 3.6 mts. y el más angosto de 3 mts. La torre habría terminado en un techo cónico. Muyu Marca debió alcanzar una altura total de 20 metros. Fue una obra impresionante que despertó la admiración de varios cronistas. Los españoles la destruyeron, pese a las protestas tanto de Cieza como del Inca Garcilaso.

Muyu Marca no sólo fue un edificio de trazo excepcional, sino también de gran valor histórico. Fue el lugar donde se realizó la mayor resistencia indígena contra los conquistadores españoles durante la rebelión de Manco Inca. Desde su parte más elevada saltó Titu Cusi Huallpa (también llamado Cahuide) para no caer en manos de sus enemigos.

Las terrazas
Actualmente queda muy poco de las antiguas construcciones edificadas sobre las terrazas del complejo. Entre las torres de Muyu Marca y Sallac Marca existió una plaza alargada desde donde se tiene actualmente una magnífica vista de la Ciudad del Cusco. En la terraza más elevada del conjunto se encuentra una poza circular, que pudo ser un reservorio de agua, y un edificio rectangular de una sola puerta. En el extremo sureste del complejo se pueden observar andenes curvos y dos alineamientos de colcas. En general, en todo el complejo hay huellas de un excelente sistema de aprovisionamiento de agua para sus ocupantes, así como un sistema de drenaje del agua de las lluvias.

Aspecto Geográfico
En tiempos inmemoriales, el Valle del Cusco o Watanay, como también se le denomina, debido al río del mismo nombre que cruza la zona, no estaba formado por las fértiles tierras que después lo caracterizarían, sino que presentaba en su lugar tres lagos distribuidos sucesivamente a lo largo de 30 kms.

Por esta razón, se ha determinado que la formación geológica de Yunkaypata (donde se encuentra Sacsayhuamán), tiene alrededor de 80 millones de años y es de origen marino, pues contiene restos fosilizados de erizo de mar y otros organismos de ese hábitat. La erosión y el ambiente se encargaron de desgastar las grandes masas de caliza del lugar. Precisamente aquí existe una especie de tobogán granítico llamado "Rodadero", cuyo pulido se debería a la acción sísmica de la falla donde se encuentra.

Tipos de roca como la andesita, que se encuentra en las construcciones de Sacsayhuamán no son del mismo lugar. Fueron trasladadas posiblemente desde Waqoto y Rumicolca, ubicados a más de 38 Kms. de allí. De todas formas, como dice el arqueólogo peruano César García Rossell, siempre constituirá un enigma esclarecer el lugar o lugares desde donde fueron llevados los grandes bloques de piedra hasta la cumbre del cerro, y los medios técnicos o equipos de arrastre, cuerdas, maromas y centenares de brazos, utilizados en la tarea.

Cómo llegar a Sacsayhuamán
Se puede llegar al parque arqueológico tanto a pie como en automóvil. Si se desea llegar caminando, los recorridos demoran aproximadamente 30 minutos, mientras que en auto 10 minutos. Existen varias rutas. Partiendo de la Plaza de Armas es posible subir por la Cuesta del Almirante por Plateros o por Suecia. Todas estas calles culminan en la circunvalación que conduce a Sacsayhuamán. Por ella se llega directamente a la caseta de control de ingreso del Parque Arqueológico.


La Ruta a Pie a Sacsayhuamán

Por la cuesta del Almirante
Si se sube por aquí hay que continuar por la calle Córdoba hasta la Plazoleta de Nazarenas; allí se toma la calle Nazarenas y luego Pumacurco hasta el final. Otra posibilidad es avanzar por la Cuesta del Almirante hasta la calle Ataúd y seguir por esta calle, para después continuar por Huaynapata hasta el final. Este trayecto demora unos treinta minutos.

Por Suecia
Otra ruta peatonal parte de la calle Suecia, doblando en Huaynapata y siguiendo por Resbalosa, hasta llegar a la Circunvalación.

Por Plateros
Caminando por aquí se debe seguir por Saphi y luego tomar la empinadísima cuesta de la Amargura, que conduce a la Circunvalación.


La Ruta en Automóvil a Sacsayhuamán
Si prefiere ir en auto puede tomar la calle Suecia hasta el colegio Salesiano, voltear a la derecha y seguir por Circunvalación. También se puede comenzar en Plateros, continuar por la calle Saphi y terminar en la Circunvalación. Un taxi hasta Sacsayhuamán, sin tour incluido, puede costar 5 soles. Si prefiere puede tomar los autobuses de la calle Puputi que van al Valle Sagrado, el pasaje cuesta 3 soles.

fuente original: cusco_peru.org

Puca Pucara


A 7 kms. al nordeste de la ciudad, por la carretera que conduce a Pisac (30 minutos en auto y 2 horas a pie), nos encontramos con este recinto incaico cuyo nombre quechua significa "fortaleza roja" debido a la tonalidad que adquieren sus rocas con la luz del crepúsculo. (puca = rojo, y pucara = fortaleza o lugar defendido).

Se trataría de una construcción militar compuesta por terrazas superpuestas, plazas interiores, acueductos, atalayas, altos muros y escalinatas. No obstante, su presencia en el camino puede indicar también que fue un tambo, aunque su estructura no corresponde al trazado estándar con el que se construyeron esas edificaciones a lo largo de los caminos incas; sobre esta posibilidad existe la versión de que el Inca alojaba allí a su numerosa comitiva cada vez que decidía visitar los baños de Tambomachay.

El sitio ocupa otro de los típicos roquedales que sobresalen en el llano de Sacsayhuamán. Y muestra hacia el lado occidental una fachada sobre un área libre a manera de pequeña plaza. Al lado opuesto, se levanta un edificio de considerable altura cuya principal característica es su estratégica ubicación ya que domina todo el territorio circundante.

Los constructores edificaron tres muros de planta irregular que establecen tres niveles para el sitio.

El primer muro tiene un trazado sinuoso que evita cuidadosamente cortar las rocas salientes. Hacia el lado norte y detrás del muro exterior, se encuentran seis habitaciones de diferente tamaño, dispuestas de modo irregular para no tocar las piedras que componen el muro. Hacia el oeste, hay una plaza alta de forma trapezoidal a la que se accede por una escalera. La plaza estuvo rodeada por edificios en dos de sus lados. Las nueve habitaciones de trazo regular en este espacio abierto no parecen pertenecer a un ámbito fortificado.

Un segundo muro rodea la elevación central. Entre éste y el primero hay andenes anchos que se extienden hacia el sur y el este. Detrás del segundo muro se encuentran tres habitaciones atípicas para la arquitectura inca, pues dos de ellas no tienen planta rectangular sino trapezoidal. El tercer muro rodea la cima y no han quedado huellas de sus edificaciones.


fuente original: cusco_peru.org

Pisaq


Si bien resulta muy difícil conocer los nombres autóctonos de las ciudades antiguas, Písac, es uno de los pocos ejemplos de nombres originales conocidos. Este deriva de vocablo quechua pisaq o p'isaqa, que quiere decir perdiz (un tipo de gallinácea muy abundante en esta zona).
Como todas las ciudades pertenecientes al Cusco, Písac es un importante centro arqueológico que conjuga místicas construcciones incas y la riqueza natural del Valle de Urubamba. Como era costumbre en la arquitectura inca, las ciudades fueron construidas sobre la base de trazos figurativos de animales. Písac, tenía la forma de una perdiz, como lo indica su nombre.

Ubicación
Písac, es un distrito de la provincia de Calca, situado a 32 Kms. al noroeste del Cuzco. Su altitud comprende los 2,950 msnm.

Mitología
Písac no escapa a las famosas leyendas incas. La ciudad presenta una estatua que tiene una muy particular: se dice que el cacique Huayllapuma tenía una hija, llamada Inquill, a la que tenía que casar con el hombre que pudiese construir, en sólo una noche, el puente sobre el río Vilacmayo (un puente de mucha importancia para la defensa del lugar). Pese a la dura tarea, Asto Rímac -un apuesto príncipe- decidió aceptar el reto, y pedir la mano de la princesa. Las autoridades del lugar dispusieron todo para que Asto Rímac iniciara las labores, mientras la princesa debía subir un cerro sin voltear; porque, de lo contrario, ella y su prometido se convertirían en piedra. Casi al amanecer, el príncipe había culminado con la obra, pero Inquill, no pudiendo soportar más, volteó y quedó convertida en piedra hasta el día de hoy.


fuente original: cusco_peru.org

Ollantaytambo


En el extremo opuesto a Písac y a 80 Kms. de la ciudad del Cusco encontramos el pueblo de Ollantaytambo, un espacio donde el diseño del complejo arqueológico se confunde con el actual pueblo. A este distrito de la provincia de Urubamba se llega por la carretera asfaltada Chinchero - Urubamba, y también por vía férrea (68 Kms.). Se encuentra a 2,700 metros de altura, y tal como lo hemos señalado, tanto su diseño como las bases de la mayoría de sus edificaciones corresponden a la época del Incario.

El complejo arqueológico de Ollantaytambo fue un estratégico centro militar, religioso y agrícola. El escenario arquitectónico es de excepcional interés por el tamaño, estilo y originalidad de sus edificios.

El origen del nombre tiene varios enfoques. De acuerdo a la lengua aymara, Ollantaytambo deriva del vocablo ulla-nta-wi, que quiere decir "lugar para ver hacia abajo"; el término tambo, es añadido posteriormente. Para la lengua quechua, el nombre proviene de la palabra Ollanta (que es el nombre de un capitán Inca, cuya historia se guardó como una tradición oral, y escrita como un drama de Antonio Valdez, sacerdote de Urubamba, a mediados del siglo XVIII) y del término, tambo, una derivación española del vocablo quechua tampu; que quiere decir, "ciudad que ofrece alojamiento, comida y consuelo a los viajeros".

Testimonios de pobladores de Ollantaytambo dan cuenta de los conflictos y antipatías que existían hacia los incas. La historia menciona que sus habitantes se negaron a pagar los impuestos ordenados por el Inca Pachacútec, por lo que fueron inmediatamente ejecutados.

Con la victoria, Pachacútec reclamó el territorio como propio, y ordenó la construcción de los magníficos edificios que hoy ostenta la ciudad. Para ello, se sirvió de mano de obra de los hijos del Collao, un área cerca al lago Titicaca y Tiahuanaco, que también fue vencida. Los hijos de Chuchi Cápac, el general vencido de los Collao, tuvieron que trabajar como constructores de la fortaleza, pero no pasó mucho tiempo para que decidieran rebelarse y huir. Finalmente, tras muchos enfrentamientos y gran derramamiento de sangre, el Inca Pachacútec logró contener la violenta rebelión.

Otra parte de la historia de esta ciudad la protagonizó la resistencia indígena de Manco Inca, quien, luego de mantener cercado por meses al Cusco, y al ver que sus propias fuerzas se debilitaban, se retiró a Ollantaytambo. La ciudad le ofrecía una perfecta defensa, cubierta por once andenes escalonados, que le permitieron en el año de 1537 vencer al ejército de los conquistadores españoles, antes de que el monarca inca se retirara a Vilcabamba.

Drama inca
Ollantaytambo quedó grabado en la memoria del mundo gracias a un drama escrito en el siglo XVI, y representado en el teatro en el año 1780. La historia narra el conflictivo amor entre el general Ollanta y Cusi Coyllor, la hija de Pachacútec. Ollanta era distinguido de los otros generales del imperio por su valentía y gran habilidad, pero tuvo que dejar de la ciudad decepcionado por no poder amar a una muchacha que no pertenecía a su clase social. Ya lejos, Ollanta incitó a la población a la rebelión contra el ejército imperial, causando una guerra que duró toda una década. Finalmente, nuestro héroe fue capturado por la traición del capitán Rumiñahui, y llevado al Cusco ante Túpac Yupanqui; quien, luego de escuchar la historia, decidió liberarlo y aceptarlo como compañero de su hermana.

Descripción
Ollantaytambo es otro parque arqueológico nacional al cual se le atribuyen diferentes funciones. Por su ubicación estratégica. Ollantaytambo fue una construcción militar levantada para proteger la capital del imperio incaico de las posibles invasiones de los Antis. También se dice que fue construida para habilitar caminos hacia el Antisuyo.

Lo que nadie discute es que fue una ciudad muy fortificada, rodeada de una pared con pukaras o fortalezas. La principal de ellas es la llamada Casa Real del Sol; pero también podemos encontrar las fortalezas de Choqana e Inkapintay, en el lado izquierdo del río Urubamba.

Es una de las pocas ciudades que aún mantiene la planificación urbana incaica. Está dividida en dos partes por el río Patacancha: la primera (al este) es de forma octogonal con manzanas de diferentes tamaños, y la segunda (al oeste) es de carácter ceremonial, donde se halla la Plaza Mañay Racay conocida como Aracma Ayllu.

Ollantaytambo - El Pueblo
El pueblo se dividía en bloques rectangulares con un esquema geométrico bien planeado que da la impresión de ser un pueblo diseñado por arquitectos modernos. Sus calles delgadas se abren en dirección al río Urubamba. Cada manzana o cancha está compuesta por un conjunto de viviendas que comparten una misma puerta hacia el patio central.

Originalmente, se usaba un puente colgante, hecho con fibras trenzadas de ichu o maguey, que debían ser renovadas anualmente. Hoy, los puentes de piedra que atraviesan el río están construidos sobre dos enormes cantos.

La actividad agrícola de esta zona se vio beneficiada por la presencia del riachuelo de Patakancha, lugar donde se veía grandes terrazas de cultivo que en la actualidad están deterioradas y abandonadas.

Ollantaytambo - El sector ceremonial
Estaba dedicado principalmente al culto de "Unu" o "Yaku" (deidades del agua). Por ello, existieron una serie de fuentes que sirvieron para este fin, como el Baño de la Ñusta, que es una de las fuentes labradas en una sola pieza de granito, de 1.30 metros de alto por 2.50 metros de ancho. Es una de las más conocidas y todavía fluye agua de su interior.

Este lugar está constituido por una corta planicie que lleva a un enorme cerro en cuyos lados se ubican diversos monumentos arqueológicos. El principal de ellos se ubica en la cima y es conocido como La Fortaleza o Casa Real del Sol.

Las Terrazas de Ollanytambo
Al oeste de la plaza se halla un conjunto de terrazas que sirvieron para dos propósitos: el cultivo, y para detener la corrosión de los templos más importantes de la zona.

Hacia la derecha se ubican los andenes orientados hacia el lado de la plaza. El grupo superior de éstos, destaca por el fino labrado de sus piedras y su excelente ensamblaje. El último andén contiene el recinto con diez hornacinas, llamado también, el Templo de las diez ventanas, y la Portada Monumental, cuya función aún se desconoce.

Destaca también el Inca Misana, un acueducto tallado en las piedras de la montaña, junto a una fuente litúrgica, pequeñas escaleras, y nichos de aperturas falsas; que servían como lugar donde el Inca hablaba a su gente.

La posición privilegiada de Ollantaytambo, permitió que hubieran otros edificios pequeños localizados estratégicamente en ángulos altos de las montañas, para controlar el movimiento de la gente en el valle.

La Fortaleza o Casa Real del Sol en Ollantaytambo
La Casa Real del Sol, y Ollantaytambo en su totalidad, aún conserva el trazado de la planificación urbana del incanato. Sus habitaciones aún recuerdan la presencia de Manco Inca, quien se enfrentó a Hernando Pizarro, en 1537, durante la resistencia indígena que continuó por muchos años más.

La fortaleza o adoratorio está conformado por diecisiete terrazas superpuestas, construidas sobre grandes piedras de granito rosa (porphyry rojo) labradas, que llegan a medir más de cuatro metros de alto por dos de ancho, y dos de espesor.

Las paredes o muros de la Casa Real del Sol tienen una inclinación interna, y la principal de ellas, una composición de seis bloques de enormes piedras, con junturas de piedras pequeñas, que son parte del Altar Principal.

Se cree que la principal cantera para la construcción del lugar fue Cachicata, ubicada a 6 kms. de distancia en el lado izquierdo del río Vilcanota. Las rocas se tallaron parcialmente en las canteras, y luego fueron bajadas hacia el valle. Pero hubo algunas, conocidas como "piedras cansadas", que no llegaron a su destino.

Siempre ha impresionado la forma en que transportaban las enormes piedras desde largas distancias; en este caso, requirieron de un cauce artificial paralelo al río para trasladar las inmensas moles, y subirlas por una empinada pendiente. Utilizaron instrumentos como rodillos de leño, piedras rodantes, sogas de cuero de camélidos, palancas, poleas y la fuerza de miles de hombres.

Se piensa que este tipo de construcción tiene como antecedente la arquitectura de Tiawanako -que pudieron traer los collas, desde la región del Lago Titicaca-, ya que en la superficie externa del cuarto, al extremo sur, hay tres símbolos tallados que pertenecen a la cultura pre-cerámica: el Hanan Pacha (El Cielo), el Kay Pacha (La Superficie de la Tierra) y el Ukhu Pacha (El Subsuelo o Interior). Pero las particularidades incas son diferenciadas por el uso de junturas y superficies exteriores finamente pulidas, que inclusive les sirvieron de espejos.

Para conocer los misterios y el poderío de sus muros puede ingresar a la fortaleza por medio de una escalinata de piedra (recorrido de 15 a 20 minutos) que lo lleva hacia una explanada y a un portal que se encuentra mirando la Plaza Mañay Racay.

Inca Huatana o Intihuatana de Ollantaytambo
Situada en la parte superior del Templo del Sol, en una pendiente casi vertical, el Inca Huatana o Intihuatana consta de una pared con nichos altos, en cuyos lados hay orificios de seguridad de hasta 80 cms. de profundidad. Frente a éstos hay una estructura que se encuentra suspendida sobre un precipicio, razón por la que se cree fue utilizada para la tortura y ejecución de prisioneros de guerra o malhechores, aunque la función de observatorio astronómico es la más aceptada.

El Centro Pincuylluna
Pincuylluna, que significa "donde se tañe el pincuyllo" - instrumento de viento de origen inca- se ubica al oeste del río Patucancha, frente al Templo del Sol. Es un complejo arquitectónico que se compone de edificios de tres bloques idénticos y superpuestos. La base de los bloques es rectangular, poseen seis ventanas en la fachada y seis en la pared que da al cerro, proporcionando una adecuada ventilación e iluminación.

En el lugar se encuentran las colcas (depósitos agrícolas) más interesantes del Valle Sagrado, porque a la izquierda de éstas se puede observar un gigantesco bloque de piedra que, para los lugareños, representa el rostro de un inca.

Si desea visitar el lugar, le indicamos que el recorrido es de tres horas de caminata.

Museo de sitio de Ollantaytambo
El museo es obra del Centro Andino de Tecnología Tradicional y Cultura de las Comunidades de Ollantaytambo (CATCCO). Le recomendamos visitarlo porque presenta de manera didáctica y moderna la historia de la región.

Contiene cinco salas en el segundo piso de una casona sobre una antigua cancha inca, lo que permite al visitante conocer más acerca de la historia, arqueología, arquitectura, artesanía y creencias de los habitantes de Ollantaytambo.

Además, esta asociación organiza caminatas a través de siete rutas ancestrales: Yanacocha, Pincuylluna, Pumamesarca, Huílloc, Páchar, Cachicata y Ollantaytambo. Las caminatas toman de tres a siete horas, y cuentan con guías turísticos.


fuente original: cusco_peru.org

Kenko


Aunque el nombre original de este adoratorio no se conoce, los conquistadores españoles decidieron nombrarlo con la palabra quechua K`enko, que significa "laberinto", acaso por las laberínticas galerías subterráneas o por los pequeños canales labrados en las rocas en forma de zigzag.

Los españoles clasificaron este monumento como un anfiteatro, seguramente porque muestra una construcción semicircular. En realidad, se ignora la finalidad de esta construcción ciclópea, que bien puede ser un altar, un tribunal o la tumba de un inca, tal vez de Pachacútec. Se presume que fue uno de los santuarios más importantes que hubo en el incanato.

Ambos son lugares de culto cuya naturaleza aún no se ha podido descifrar, pero en los que destaca la predilección de los incas por la piedra y el cuidado que tuvieron en su tallado.

Ubicación (3580 msnm)
A 4 y 6 kms. (5 min. al noreste del Cusco) por carretera asfaltada se hallan los sitios arqueológicos de Quenko. Son dos los lugares: el Grande, que se encuentra al pie del camino que va desde Sacsayhuamán hasta Písac; y el Chico, que está a 350 metros al oeste del anterior, sobre la ladera. Este adoratorio se encuentra ubicado sobre lo que hoy se conoce como el cerro Socorro y abarca un área que sobrepasa los 3,500 metros cuadrados.


Kenco Grande

El Anfiteatro
Durante el incanato este lugar fue un templo para ceremonias públicas. Se trata de una enorme área semicircular de 55 metros de largo con 19 hornacinas incompletas distribuidas a lo largo del muro. En algunas publicaciones se afirma que las hornacinas estaban dispuestas alrededor del anfiteatro a manera de asientos para las entidades a las que se les rendía culto, pero de acuerdo a investigaciones recientes es muy probable que en realidad hayan sido las bases de un gran muro. Delante del área libre se encuentra un gran bloque de piedra de 6 metros de altura que descansa sobre un sólido pedestal rectangular. Es posible que haya sido una gigantesca escultura que debió haber tenido modelaciones zoomorfas. La falta de precisión, se debe a los rastros de la destrucción causada por los extirpadores de idolatrías (personas encargados de eliminar los íconos propios del culto local) durante la Colonia. Posee además una saliente rocosa decorada con un pasaje que conduce a una sala subterránea, un complejo de andenes, habitaciones y un sistema de canales de drenaje destinado a evacuar el agua del lugar.

La piedra labrada
Detrás de esa piedra se levanta un promontorio rocoso en el que una escalera labrada en la roca viva conduce a la cumbre. Allí nace el pequeño canal en zigzag que, a partir de un hoyo menor, desciende para luego bifurcarse en una rama que sigue la pendiente y otra que llega a la cámara subterránea al interior del roquedal.

Pudo haber servido para conducir la chicha ofrendada o la sangre de los sacrificios de llamas de algún ritual aún no esclarecido. En la misma cumbre quedan restos tallados de lo que pudo ser un cóndor, cuya cabeza fue rota, así como la de un puma. También pueden advertirse restos de una habitación.

Intihuatana y Observatorio Astronómico
Sobre la roca viva allanada y pulida sobresalen dos cilindros de corta altura. Es probable que haya sido un intihuatana, que se traduce como "lugar donde se amarra al sol", es decir, permite calcular la posición del sol. No se sabe de qué modo funcionaba este artefacto. Es un enigma hasta la actualidad. Pero se presume que era una especie de observatorio astronómico utilizado para medir el tiempo, para establecer las estaciones, determinar los solsticios y equinoccios, y como adoratorio se rendía culto al Sol, a la Luna, a Venus y a las estrellas.

Cusilluchayoc
Es un nombre quechua que significa "templo o lugar que tiene monos". Se encuentra a 500 metros directamente al este de Quenco Grande. Posee una piedra tallada de casi dos metros de alto en la que algunos creen ver la forma de un sapo. En esa roca todavía son visibles relieves de serpientes y de monos que pudieron haber dado nombre al lugar.

La cámara subterránea
El labrado de la roca realizado aquí es toda una proeza. Pisos, techos, paredes, mesas y nichos, fueron cuidadosamente tallados en la roca viva. Sin duda, fue un lugar de culto para ritos secretos y escondidos. Los constructores del lugar completaron su composición con habitaciones de servicio en el perímetro. Posee además andenes y canales para la evacuación del agua de lluvia.

La canaleta zigzagueante
Está ubicada muy cerca del intihuatana. El historiador cusqueño Víctor Angeles la describe de la siguiente manera: "parte de un pequeño hoyo, se desplaza en plano inclinado y línea quebrada, luego se bifurca, uno de los ramales conducía el líquido puesto a circular hasta la Cámara Subterránea o Sala de los Sacrificios". El líquido pudo ser la sangre de los seres sacrificados (animales y/o humanos) a los dioses.

La sala mortuoria
El misterio del culto andino es uno de los atractivos de la cultura inca. Sobre la denominada "Sala de los Sacrificios", las dudas aún no se han resuelto. Se trata de una cámara subterránea, labrada íntegramente en una gigantesca roca. En la porción baja del gran roquedal se encuentran labrados suelo, techo, paredes, mesas, alacenas y vanos. Se dice que esta cámara subterránea pudo haber sido utilizada para embalsamar orejones, pero también es posible que allí se hayan llevado a cabo sacrificios humanos y de animales.


Kenco Chico
El sitio Quenco Chico, bastante más destruido que Quenco Grande, muestra restos de muros altos, planeamiento circular y el mismo labrado cuidadoso de la roca


fuente original: cusco_peru.org

Yucay


En pleno corazón del Valle Sagrado, sobre la margen derecha del Urubamba, se halla este pequeño y atractivo poblado de tierras particularmente fértiles, y cuyo nombre traducido al español significa "engaño" o "embrujo".

El distrito de Yucay pertenece a la provincia de Urubamba. Se encuentra a 78 kms. al noreste de la ciudad del Cusco por carretera asfaltada (1 h 15 min. aproximadamente), y a 28 kms. al norte de Calca.

Poblado de origen incaico en el que destacan los vestigios del palacio del inca Sauri Túpac (uno de los incas rebeldes de Vilcabamba), una iglesia colonial y un pequeño museo de sitio.

Cuentan las leyendas que hacia mediados del siglo XV el Inca Huayna Cápac fue cautivado por la belleza incomparable de los parajes de Yucay, y decidió establecerse allí. Dos elementos físicos contribuyeron a hacer de este lugar el sitio favorito de los incas: la suavidad de su clima y la belleza de su paisaje.

Sorprendido por la riqueza y fertilidad de la región, encargó a los mitimaes (individuos del pueblo bajo que hacían tareas colectivas) traer la tierra más rica de todos los valles del Tahuantinsuyo para hacer el lugar aun más productivo. De este esfuerzo inmenso quedan como testimonios los extraordinarios andenes de Yucay.

* Mitimaes: Fueron grupos enviados junto con sus familias y sus propios jefes étnicos a diferentes lugares a fin de cumplir distintos objetivos. Unos defendían las fronteras mientras otros cultivaban la tierra ahí donde faltaba fuerza de trabajo, como hicieron los catorce mil enviados por Huayna Cápac a Cochabamba. La gran variedad de tareas encomendadas a los mitimaes podía mostrar confianza y ser una distinción o ser un castigo infringido a etnias que merecían una acción punitiva. Por último, había mitimaes con fines religiosos para honrar y servir a santuarios importantes.

Clima
Por estar 600 metros más bajo que el Cuzco, Yucay, y en general todo el Valle Sagrado, es ideal para los turistas que llegan por aire. Pasar los primeros días en esta zona les permitirá comer y dormir tranquilos y evitar los temidos dolores de cabeza producidos por el mal de altura.

Atractivos turísticos
Sus dos plazas están separadas por la restaurada iglesia de Santiago Apóstol. En la Plaza Manco II se puede apreciar el Palacio de la Ñusta y restos de una construcción en piedra pulida y adobe con decoraciones en alto y bajo relieve que correspondieron al Palacio del Inca Manco Sairi Túpac.

Se trató del segundo de los "Incas coloniales" o de Vilcabamba, quien recibió como merced el marquesado de Oropesa. Existen además numerosas ruinas diseminadas por el valle y portentosas obras de ingeniería como andenes agrícolas con muros de contención formados por enormes piedras.

Los amantes de los deportes de aventura pueden realizar una caminata al Lago Negro, a orillas del nevado San Juan. El empinado circuito se inicia a espaldas del Hotel Posada del Inca y continúa hasta Huayllabamba. Toma un día completo.

Yucay cuenta con el hotel más lujoso del valle: Posada del Inca. El edificio principal es una antigua casona colonial, construida a mediados del siglo XVI por religiosas de la orden de Santa Catalina de Siena. Los huéspedes del hotel tienen la posibilidad de participar de Posada Aventura, un programa que organiza tours aventureros de canotaje, caminatas, bicicleta de montaña, paseos a caballo y globo aerostático. En todos los casos se cuenta con guías bilingües, modernos y completos equipos, un buen sistema de seguridad, y todas las previsiones para hacer un paseo inolvidable.

El Hostal Y'Lary, ubicado en la Plaza Manco II, es una buena y económica alternativa de hospedaje.


Sonesta Posada del Inca de Yucay
Este hotel de tres estrellas cuenta con 69 habitaciones. La entrada es accesible para personas discapacitadas. Puede ingresarse por la entrada lateral donde hay rampas en las veredas o por la puerta principal utilizando las rampas movibles de madera para subir y bajar un escalón. Las habitaciones accesibles se hallan en el primer piso y cuentan también con rampas movibles de madera para subir una grada al ingresar. El hotel no tiene corredores internos en el primer nivel. Las habitaciones tienen puertas directas al exterior, favorables para una evacuación rápida en caso de incendio. El ancho libre de las puertas de las habitaciones es de 0.89 metros y del baño de 0.84 metros. Los SS.HH. públicos del restaurante y el bar no son accesibles. Precisamente planean modificaciones en los SS.HH. públicos.

Dirección: Plaza Manco II de Yucay, 123, Urubamba (Valle Sagrado).
Telf.: (51-84) 20 1107 / 201346
Fax: (51-84) 20 1345
E-mail: posada_ventas@el-olivar.com.pe
Web Site: http://www.sonesta.com/corporate/south-america.asp


fuente original: cusco_peru.org

El valle del Urubamba


Si algo llama la atención en el Cusco, son sus contrastes. Cuando uno se encuentra en el centro de la ciudad -caminando por sus enrevesadas y misteriosas callejuelas, o cómodamente sentado en la plaza- es difícil imaginar que los imponentes cerros vecinos puedan albergar un paisaje semejante al del Valle Sagrado. Pocos lugares del Tahuantinsuyo pudieron competir con la belleza y riqueza de este valle: no en vano le fue otorgado ese nombre. Su carácter "sagrado" ha sobrevivido al paso del tiempo y esa magia continúa seduciendo a los viajeros. Muchos de ellos, rendidos ante su encanto, deciden dejarlo todo y echar raíces bajo la sombra de los eucaliptos, a orillas del río Urubamba.

El Valle Sagrado se ha convertido en uno de los centros turísticos más importantes del país. Además de contar con una riqueza histórica inigualable, la región del Urubamba ofrece infinitas posibilidades de distracción al turista: caminatas, baños termales, viajes en balsas o kayacs por el río, vuelos en parapente o ala delta, cabalgatas, montañismo, etc. En los últimos años se han desarrollado programas de turismo participativo, invitando por ejemplo al viajero a trabajar en un andén o a recolectar la sal de una salinera. El Valle Sagrado alberga, además, a dos de los más importantes mercados artesanales del Cusco: Písac y Chinchero.

Pese a que en los últimos años ha crecido significativamente la infraestructura turística en el área, ya que se cuenta con una oferta importante-razonable de alojamientos y restaurantes, el valle ha sabido conservar su encantadora paz natural.

Ubicación geográfica
Yucay, fue el nombre con el que los incas nombraron a este valle fértil, uno de los más fecundos del Perú, su Valle Sagrado. Eran tierras del inca y sus descendientes. Posteriormente fueron posesiones reconocidas por los españoles a través de las mercedes reales que otorgaron a la nobleza incaica. Como testimonio de aquella época ha permanecido el palacio de Sayri Túpac, precisamente en la localidad de Yucay.

El Valle Sagrado de los Incas se extiende a lo largo del río Vilcanota (el mismo que aguas abajo toma el nombre de Urubamba o Willcamayu). Abarca el área comprendida entre los pueblos de Písac y Ollantaytambo.

Es posible acceder a él través de dos carreteras asfaltadas: la primera y más utilizada es la que parte del Cusco hacia el norte y conduce, vía Chinchero (28 Kms..), al poblado de Urubamba (57 km.).

Una segunda vía parte del Cusco con rumbo noreste hacia Písac (32 kms.) y sigue luego el curso del río Vilcanota hasta la localidad de Calca (50 kms.) en pleno corazón del valle. La primera ruta es la más transitada debido a que se encuentra en mejores condiciones.

En el valle existe una sucesión de pintorescos pueblos (algunos con espléndidas iglesias coloniales), andenes y otros restos arqueológicos; así también, hallamos en sus fértiles suelos el maíz más famoso del mundo. Su clima excepcional convierte a este valle en un destino obligado para todo aquel que visite el Cuzco.

Entre las actividades turísticas destaca el andinismo, practicado en los nevados Chicón, \Vtkav Willca (también conocido como Puma Sillo o Verónica), Pitusiray, Sawasiray, Terijway y Sunchobamba (todas cumbres de la cordillera del Vilcanota con más de 5000 mts. de altura); las caminatas o trekking; el canotaje (en los tramos Písac/Calca/Huarán/Ollantaytambo); o las cabalgatas y el ciclismo de montaña. En los pueblos del valle existen numerosos hoteles y restaurantes de comida típica.

Se recomienda pasar la noche en alguno.

Clima
Su altitud es de 2,800 msnm, lo cual le confiere un clima benigno. Como ocurre en las tierras situadas a esta altura, su clima está marcado por dos estaciones: lluvias y sequía. La temporada húmeda ocurre entre los meses de noviembre a abril. Epoca en la que puede desatarse un aguacero en segundos y, desgraciadamente, no siempre se goza de un cielo azul. Pero la época de lluvias también tiene sus ventajas, pues los cerros se cubren de un verde intenso y las temperaturas suelen ser templadas.

Durante el período de sequía los colores del cielo son brillantes, pero el aire suele ser tan seco que la piel parece quebrarse. La noche es por lo general muy fría y puede helar en la madrugada. El cielo estrellado es un verdadero espectáculo durante esta temporada. El Valle Sagrado es, climáticamente hablando, un lugar ideal. Así lo reconocieron los antiguos peruanos que acudían hasta aquí para curarse de algunas enfermedades. A pesar de alcanzar temperaturas altas y de ser una zona llena de vegetación, el valle está libre de mosquitos por la altitud en la que se encuentra. Además, es difícil sofocarse, pues siempre sopla una brisa fresca.

El camino
Si uno opta por ir en automóvil, le servirá de referencia saber que saliendo por la calle Saphi encontrará el Grifo San Carlos, donde podrá abastecerse de gasolina y revisar el estado de su automóvil con comodidad.

Siguiendo la ruta llegará a San Cristóbal y, si cuenta con un poco de tiempo, puede hacer un alto en la iglesia y visitar a uno de los santos protectores más populares del Cusco. El camino al Valle Sagrado es el mismo que conduce a Sacsayhuamán, de modo que si lo desea y el tiempo se lo permite podrá visitar las ruinas de ese complejo: Quenco, Puca Pucara y Tambomachay.

Lo impresionante del camino es que la salida implica ascender por los cerros que dominan el Cusco, lo cual permite gozar de vistas impresionantes de la ciudad, especialmente a la hora del atardecer o en la noche. Si el tiempo y la luz son favorables, se pueden tomar espléndidas fotografías. Desde estos puntos es posible observar con detenimiento la estructura de la ciudad. Cuando los días están despejados, el contraste entre los techos rojos y el cielo azul es espectacular.

Por el sendero de los eucaliptos
El camino es agradable, aunque con numerosas curvas. En todo el trayecto, los eucaliptos y las retamas acompañan al viajero. A cuatro minutos de Tambomachay se llega al abra de Corao y al mirador, desde donde asoma el valle. Todos los martes, jueves y domingos se lleva a cabo aquí una feria artesanal.

El mirador de Taray
Es el primer punto desde donde se divisa realmente el valle. Su paisaje, como es habitual en el Cuzco, sorprende al viajero, pues tras largas curvas y subidas, de pronto los cerros se abren y el valle se muestra en toda su amplitud. Abajo, discurren las aguas del río Vilcanota o Urubamba. Desde aquí se pueden tomar magníficas fotografías. Es frecuente encontrar a unos niños que esperan ansiosos la llegada de turistas para ofrecerles los catálogos "que ellos mismos fabrican" y de los que se sienten sumamente orgullosos. El camino continúa, y si se tiene suerte, se podrán divisar los nevados Huancalle y Pitusiray.

Los senos de la Ñusta
El primer lugar que se visita después de bajar los cerros y cruzar Corao y Taray es Písac. A media cuesta se obtiene una fantástica vista del pueblo. Si dispone de tiempo y de auto particular le aconsejamos detenerlo pues desde aquí se pueden tomar buenas fotografías y observar la estructura del pueblo. Al lado izquierdo de Písac, al pie de las montañas, se divisan los llamados "Senos de la Ñusta", cuatro hileras de andenes que simulan los senos de una mujer. Según dicen, éste pudo haber sido un homenaje a la fertilidad. A pesar que estos andenes se encuentran tan cerca al pueblo, han permanecido intactos hasta el día de hoy.


URUBAMBA (2871 msnm)
Poblado de origen incaico a 76 Kms.. (1 h 15 min.) del Cusco vía Písac, y a 57 Kms.. (45 min.) por Chinchero. Ubicado en el corazón mismo del valle de Urubamba, está rodeado de bellos paisajes, donde destacan el nevado Chicón y las campiñas. Fue uno de los principales centros agrícolas del imperio incaico. En su plaza se encuentra una iglesia colonial. Cuenta con varios hoteles, picanterías y restaurantes campestres.


fuente original: cusco_peru.org

Raqchi


Continuando la ruta hacia el este, en el Km. 125 de la carretera a Puno, a orillas del río Vilcanota, encontramos el pueblo de Raqchi. Pertenece al distrito de San Pedro de Cacha, provincia de Canchis, y está a una altura de 3,500 mts. (11,500 pies). Al parecer su nombre prehispánico era "Cacha" y no "Raqchi".

Las evidencias indican que Raqchi era un pueblo de construcciones múltiples para diversos propósitos, canchas (apartamentos), wayranas (edificios que tienen sólo 3 paredes), qolqas (almacenes), diferentes urnas, fuentes de agua religiosas, etc. Posiblemente, era un tambo importante en la ruta hacia el Collasuyo.

El Templo de Wiracocha en Raqchi
El edificio más importante dentro del complejo es el Templo de Wiraqocha, que según los cronistas fue construido por el Inca Wiraqocha en homenaje al Dios Superior invisible de las personas andinas: "Apu Kon Titi Wiraqocha".

Pedro Cieza de León recogió la tradición que dice que la urna se construyó después de la aparición de un hombre que realizó milagros en este lugar. El personaje en cuestión no supo captar la atención de los pobladores y éstos decidieron apedrearlo hasta su muerte. Pero, cuando fueron en su busca, lo encontraron arrodillado con los brazos extendidos, cayendo inmediatamente después una lluvia de fuego. Entonces, los hombres, arrepentidos, lo dejaron libre, y el extraño personaje se fue hacia la costa y se sumergió en las aguas del océano.

Después de este acontecimiento se construyó una urna en su memoria y un ídolo de piedra que, según algunos conquistadores que lo vieron, habría sido la imagen de algún apóstol cristiano que pasó por estas tierras.

En cuanto a la lluvia de fuego, es posible que se refirieran a alguna erupción del volcán Kinsach'ata, actualmente extinguido.

El Templo de Wiraqocha es una construcción grandiosa para su era. Arquitectónicamente, está clasificado como kallanka, es decir, un edificio grande de piedra con techo de paja (ichu).

El techado era impresionante, casi 2500 m² y una inclinación de cuesta aproximadamente de 50°. Había columnas circulares, que todavía se encuentran en las bases, entre la pared central y la lateral para apoyar el techo; esas columnas tenían 1.60 mts. de diámetro y aproximadamente 9.80 mts. de altura.

Sus medidas exteriores eran 92 mts. (302 pies) de largo y 25.25 mts. (83 pies) de ancho. Su pared central se fabricó con piedras finamente talladas. La base tiene una altura aproximadamente de 3 mts. de adobe (ladrillos de tierra con paja secados por el sol), las paredes tienen 1.65 mts. de espesor en la base y 1.30 mts. aproximadamente en la parte superior.


fuente original: cusco_peru.org

Piquillacta


A 32 kms. al este de la ciudad del Cusco, se encuentra el viejo poblado de Piquillacta. Fue uno de los centros regionales más impresionantes de la cultura Wari, cultura asentada en Ayacucho, que fuera absorbida por los Incas. Hoy es un parque arqueológico nacional de gran interés paisajístico, perteneciente a la provincia de Quispicanchis.

El vocablo Piquillacta es una palabra quechua compuesta, que significa pueblo piojoso (piki = piojo; llaqta = pueblo), aunque también se le llama "ciudad de las pulgas". A pesar de que el nombre original de la zona es desconocido. El sitio empezó a llamarse Pikillaqta desde los últimos años de la época colonial o a principios de la republicana. Algunos cronistas se refieren a esta zona con el nombre de "Muyuna", "Muyna" o "Mohina".

Las construcciones de Piquillacta están conformadas por más de 700 estructuras, 200 kanchas (apartamentos), 504 qolqas (almacenes) y otras edificaciones.

La ciudad debió haber albergado una población aproximada de 10 mil personas. Algunos investigadores sugieren que en tiempos incaicos, Piquillaqta fue una ciudad para "mitimaes" (grupos de personas o tribus que se trasladaban de un lugar a otro).

La distribución de sus edificaciones es armónica y simétrica, en bloques con calles rectas que consideraban varios sectores, como el administrativo, ceremonial, urbano y defensivo, además de un sistema de caminos. Sus edificios tenían 2 ó 3 pisos, mientras que algunas murallas llegaron a medir hasta 12 metros de altura.

Las paredes, hechas con barro y piedra, son anchas por la base y delgadas por la parte superior. Éstas se cubrieron con barro de 9 cms. de espesor, que luego fueron pintadas con yeso. Los suelos eran hechos, igualmente, con un tipo de yeso espeso, dando la impresión de ser una ciudad blanca.

Muy cerca de la ciudad se encuentra la laguna Lucre o Huacarpay, a una altitud aproximada de 3,200 m.s.n.m.. Este espejo de agua fue un refugio de especies de fauna silvestre local, como patos salvajes, gansos y flamencos, gracias a un ambiente propicio por las cañas de totora y las terrazas de cultivo en las caras rocosas de las montañas. También se pescaba trucha y pejerrey. Actualmente la situación ha cambiado. La laguna está a 1 km. fuera del lugar original, y a un nivel más bajo, de aproximadamente 150 metros, por lo que no hay agua.

Esta laguna encierra grandes y hermosas historias narradas a través de generaciones para el deleite de quien desee escucharlas. Se dice que una vez una princesa muy hermosa llamada Qori T'ika (Flor Dorada), viendo que su ciudad no tenía agua, por lo que sus campos únicamente florecían en la estación lluviosa, quiso ayudar a su gente, por lo que decidió ofrecer su amor a quien pudiera conseguir agua para la ciudad.

Se presentaron tres jóvenes príncipes dispuestos a ganar el amor de Qori T'ika: Paukar, que era qolla (del "Qollao" o Altiplano), construyó un acueducto en las montañas pero, por la altitud, el agua no pudo llegar a la ciudad; Tuyasta, que era canchino (provincia de Canchis), construyó un acueducto que rodeaba las faldas montañosas, pero tampoco pudo cumplir con su objetivo; finalmente, Sunqo Rumi, que era quechua, nacido a media altitud, hizo un gran trabajo de ingeniería hidráulica y cumplió con el pedido de la princesa, dando agua para la ciudad.

En la actualidad, podemos ver dos de los tres acueductos construidos por el cusqueño, en medio de la montaña opuesta (al otro lado de la laguna y al lado oriental del pueblo de Lucre). De los tres canales, sólo el superior llegó hasta Piquillaqta, recorriendo aproximadamente 10 kms.

En el año 1927 se encontraron 40 micro-esculturas turquesas que se exhiben en el Museo Arqueológico del Cusco, y una escultura de piedra que representa a un puma de tamaño natural.

El Parque tiene algunos otros lugares interesantes como Choquepuqyo, Kañaraqay, Minaspata, Amarupata, Salitriyuq, Tamboraqay, Qaranqayniyuq y Rayallaqta.

Junto a la laguna opera un pequeño albergue y restaurante. En este poblado se encuentra la segunda fábrica textil más antigua del Perú, construida en el año 1861.


fuente original: cusco_peru.org

Paucartambo


Típico pueblo que se encuentra a unos 100 kms. al este del Cusco (4hr.). Para acceder a él es necesario seguir la carretera asfaltada a Puno y luego, al pasar Huacarpay, internarse al noreste en un camino afirmado (ruta alterna a Písac), que asciende hasta las localidades de Huancarani y Huambutío, para descender finalmente al fértil valle de Paucartambo.

Su antiguo puente, su hermosa iglesia, sus calles angostas y empedradas, sus pequeñas plazoletas y casonas con balcones y amplios zaguanes, confiere a Paucartambo un fuerte aire colonial que, sin embargo, no se contrapone con el hecho de ser uno de los pueblos que cuenta con más comparsas y danzantes asociados con la peregrinación del Qoyllur Ritti.

Desde este poblado, el camino asciende hacia Acjanaco y Tres Cruces (en el límite sur del Parque Nacional del Manu), lugares en donde se dice es posible observar el amanecer más hermoso del mundo. Desde Acjanaco se desciende por el valle de Cosñipata hasta las localidades de Atalaya Shintuya, a orillas del río Madre de Dios.

En Paucartambo los hoteles y restaurantes son rústicos. Es conveniente llevar ropa de abrigo.



fuente original: cusco_peru.org

Andahuaylillas


Pueblo pequeño a 3,198 m.s.n.m., de clima benévolo merced a que se encuentra rodeado de montañas. También es cabecera del distrito del mismo nombre, de la provincia de Quispicanchis, y se encuentra a 35 Kms. al sureste de la ciudad del Cusco por la carretera asfaltada que conduce a la región Puno.

Antiguamente, el nombre de esta ciudad era Antawaylla, (anta: tonelero, waylla: pradera, y ambos vocablos unidos significan "pradera cobriza"). Más tarde, el nombre fue cambiado por el de Andahuaylas, pero como coincidía con el nombre de una provincia más grande en la región Apurímac, se decidió utilizar el diminutivo Andahuaylillas.

Sus tierras gozan de una fertilidad privilegiada, su gente es tranquila y amistosa.

Atractivos turísticos
Andahuaylillas cuenta con dos grandes atractivos turísticos:

La "Capilla Sixtina" de América
La iglesia San Pedro de Andahuaylillas es el mayor atractivo para los visitantes, pues debido a la calidad de sus obras de arte es considerada como la "Capilla Sixtina" de América.

Fue construida por los Jesuitas a finales de siglo XVI y principios del XVII. Su estructura arquitectónica es la clásica de las iglesias de pueblos pequeños. Sus paredes son anchas, típicas de los edificios coloniales, hechas con ladrillos de barro secados al sol, una fachada adornada con murales y dos columnas de piedra proyectadas hacia la verja principal.

Si bien su arquitectura es relativamente modesta, la decoración de sus interiores es lo más impresionante del recinto. Podemos citar en primer lugar un cuadro de la "Virgen de la Asunción", cuya autoría es del histórico pintor español Esteban Murillo. Se aprecian también murales atribuidos a Luis de Riaño (S. XVII) que representa la elección del hombre por la gloria. A este pintor se le atribuyen, además, las pinturas que decoran los zócalos y un notable óleo del arcángel San Miguel.

La iglesia alberga, adicionalmente, una colección de lienzos de la Escuela Cusqueña jamás vista, que representa la vida de San Pedro (con impresionantes marcos en pan de oro), un majestuoso órgano, orfebrería de plata y un altar barroco.

Dentro del recinto, se aprecian ambientes en donde hay restos de alguna construcción inca. Hacia fuera, en el lado occidental del patio delantero, hay tres cruces grandes esculpidas que representan la Trinidad, símbolo Santo de Catolicismo, es decir: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Al edificio principal se entra cruzando una verja de arquitectura de transición (entre inca y colonial). En el dintel ubicado en el lado occidental de la nave, destacan dos esculturas de cuadrúpedos; hacia el lado izquierdo está el baptisterio; y alrededor de su entrada un epígrafe: "yo lo bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén"; en cinco idiomas: latín, español, quechua, aymara y pukina (hoy un idioma extinto).

Dentro de la iglesia hay dos secciones diferenciadas que corresponden a las dos fases de su construcción; ellas están separadas por el arco principal interior. Ésa es la razón por la que esta iglesia tiene dos púlpitos. En la parte más antigua que está bajo el arco interior se aprecia que la mayoría de adornos son de estilo mudéjar (mezcla arábigo-cristiana que se desarrolló en España entre los siglos XIII y XVI).

Es impresionante la cantidad de frescos que cubren las paredes y, sobre todo, el techo, con modelos geométricos y flores adornadas con hojuelas de oro. El Altar es alto, barroco, tallado en madera de cedro y adornado, también, con hojuelas de oro; en el centro está la efigie de la "Virgen del Rosario". Su tabernáculo está cubierto con platos de plata. Hacia abajo, tiene un área de espejos que sirven para reflejar la luz de las velas y la exterior que entra a través de la verja, mejorando la iluminación interior.

A un lado del Altar está la sacristía, donde se guarda la ropa de los sacerdotes bordada con hilos de plata y oro. Esta sacristía también poseía objetos y joyería de oro y plata que, lamentablemente, fueron robados en el año 1992, sin que hasta la fecha hayan sido recuperados.

La Plaza de Armas de Andahuaylillas
La inmensa Plaza de Armas está rodeada de frondosos árboles de pisonay (o árboles de coral) y árboles de palma. Está considerada como una de las plazas más hermosas de la región.

A pocos kilómetros de aquí se encuentra la localidad de Huaro, en donde se dice residían los brujos en tiempos del Incario. Allí hay un magnífico templo colonial cuyas pinturas murales son de Tadeo Escalante (1803), uno de los últimos maestros de la Escuela Cusqueña.


fuente original: cusco_peru.org

Aguas Calientes


Distrito ubicado a 110 kilómetros del Cusco. Aguas Calientes posee el honor de ofrecerle a los visitantes una de las maravillas del mundo: el Santuario de Machu Picchu.
El poblado cuenta con una bien desarrollada infraestructura para atender turistas, quienes concurren principalmente entre los meses de mayo y noviembre. Ofrece, además, como su nombre lo indica, baños termales con aguas cuya temperatura promedia los 42 grados, y poseen propiedades que incluyen el tratamiento del reumatismo y las enfermedades de los riñones y las articulaciones.
Atractivos Turísticos

Santuario Histórico de Machu Picchu
Con más de 32 mil hectáreas, el santuario inca de Machu Picchu ha sido reconocido como Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad por UNESCO. Dentro de su hábitat se sabe que existen más de 300 especies de aves y cerca de 200 clases de orquídeas registradas.

Para llegar a él hay tres formas: a través del Camino Inca (lo que supone un recorrido que puede durar horas o días dependiendo del punto de partida), por tren o por helicóptero.

El viaje por tren se hace en un promedio de cuatro horas y supone apreciar un paisaje maravilloso. Sin embargo, los vagones del tren no tienen SS.HH. accesibles para personas discapacitadas. La alternativa más rápida y cómoda es a través del helicóptero, al cual puede accederse desde el Aeropuerto Internacional Velasco Astete del Cuzco (ver "Otros Servicios" en la sección de Cusco). Se recomienda ingresar por la rampa posterior de la nave.

Estas dos opciones del tren y el helicóptero se complementan en Aguas Calientes con el servicio de autobuses, los cuales recorren la carretera llamada Hiram Bingham (nombre del explorador al que se le atribuye el descubrimiento de la denominada "ciudad perdida" en el año 1911, aunque existen opiniones que discuten el hecho). Los autobuses no cuentan con un sistema especial para el abordaje de sillas de ruedas, por lo cual la persona debe ser trasladada de su propia silla al asiento del vehículo.

Si bien el Santuario Histórico de Machu Picchu no puede ser modificado al ser Patrimonio de la Humanidad, puede recorrerse buena parte del lugar mediante la asistencia de un equipo de personas debidamente capacitadas (ver "Otros Servicios" en la sección de Cusco).

No se desanime con las trece escaleras que conducen a la boletería, pues muchas partes del sitio arqueológico sólo son accesibles ascendiendo numerosas escaleras de piedra. Facilita buena parte del camino la existencia de los andenes, que son construcciones con fines agrícolas propias de los antiguos peruanos.

Una de las áreas más impresionantes que puede visitarse con asistencia de personal capacitado es el Templo de las Tres Ventanas, el cual ofrece una vista panorámica del lugar. En la parte externa del sitio arqueológico se ubica el hotel Machu Picchu Sanctuary Lodge, que ofrece servicio de restaurante y cafetería. Los SS.HH. públicos del santuario no son accesibles. Hay una posta médica de asistencia para los visitantes al costado de la boletería. La visita de este sitio arqueológico es muy recomendable. Por su extrema belleza histórica y natural es considerada una de las maravillas del mundo.

Telf.: (51-84) 21 1067.
Hora de visita: Lunes a domingo de 6:00 a 17:30.

Baños termales
A 800 metros del pueblo de Aguas Calientes existen unos baños termales que tendrían propiedades medicinales. Precisamente, el nombre del pueblo se debe a estas aguas sulfurosas provenientes del subsuelo rocoso. Para llegar hay un sendero empinado con escaleras que bordean los cerros. El camino se inicia en el poblado de Aguas Calientes. Por lo difícil del acceso, los baños termales no son accesibles para personas con movilidad física restringida, pero personas con discapacidades menores pueden disfrutar de un reconfortante baño. Para una mayor comodidad, la Municipalidad de Aguas Calientes ha construido ambientes especiales, como camerinos, baños y cafetería. A lo largo del camino hay una serie de pubs y restaurantes donde se puede disfrutar de la hospitalidad del poblador local y conversar con visitantes de todas partes del mundo.

Mercado Artesanal
Es un mercado local donde puede comprarse todo tipo de artesanías y productos hechos a mano. Hay suficiente espacio entre los puestos de venta y la altura de los mismos permite apreciar con comodidad desde una silla de ruedas los artículos en venta. La superficie del suelo es de tierra no afirmada.


fuente original: cusco_peru.org

Circuitos


Uno de los circuitos turísticos que está adquiriendo gran importancia en los últimos años es el que recorre los pueblos de Maras, Moray y Pichingoto, donde se hacen trabajos de sal.
Igualmente importante es el circuito Pisac - Paucartambo, esta alternativa le permitirá sumergirse en la cultura y tradición del Valle Sagrado de los Incas, apreciando de los vestigios de la riqueza arqueológica de la región.
Una vez en Cusco, usted podrá contratar los servicios de un bus o un taxi para trasladarse hasta Pisac, a una hora de la ciudad por carretera asfaltada.
Mantenga los ojos bien abiertos, pues el paisaje de la ruta es realmente espectacular.
Para llegar a Paucartambo se puede tomar un camino afirmado que se interna hacia el noreste y que es, además, la ruta alterna a Pisac. La ruta pasa por Huancarani y Huambutío para descender, después de más de cuatro horas de viaje y algo de polvo hasta el fértil valle de Paucartambo. Una vez allí usted verá la recompensa: un pueblo de fuertes reminiscencias coloniales enclavado en el valle, a 2.900 msnm.

El circuito Urcos - Puno, enclavado en la sierra del Perú, le ofrece hermosos y pintorescos poblados, además de un paseo por el lago navegable más alto del mundo. Urcos, a 45 km del Cusco siguiendo la carretera asfaltada a Puno, es un pequeño poblado con una hermosa laguna donde, según la leyenda, Húascar lanzó una enorme cadena de oro para evitar que los españoles se la llevaran.
Después de 9 horas de viaje llegará a Juliaca, la ciudad más grande de Puno, donde funciona el único aeropuerto en todo el departamento y la estación ferroviaria que conecta Arequipa, Puno y Cusco. Para ir a Puno tendrá que volver a Juliaca y seguir una carretera asfaltada durante otros 45 km. Una vez allí, de un paseo por la ciudad previo mate de coca y siesta matutina para acostumbrarse a la altura (3.827 msnm). Puno, fundado en 1668 a orillas del lago Titicaca (el lago navegable más alto del mundo).

fuente original: cusco_peru.org